Abogado

TEL/FAX: 5199-8181 CELULAR: 15 3905 0570

16/12/2017 Cliente

"El Dr. Claudio Giudici es un profesional de grandes cualidades, quien se ha ocupado de mi causa cuando fui despedido de una empresa después de trabajar 26 años en la misma. Desde un principio, mostró sus aptitudes profesionales no solamente como un doctor en leyes sino también en muchos aspecto humanos. Indignado por las circunstancias de mi despido, he recibido toda la contención posible y necesaria para tranquilizar a un trabajador que se queda sin trabajo a la edad de los 57 años, familia e hijos; obtuve de él el mejor asesoramiento y acompañamiento en un proceso por la lucha por los derechos de un trabajador, que iría a perdura por más de 2 (dos) años. Fui acompañado en todas las audiencias con la mejor calidad profesional; audiencias en el Seclo, audiencias testimoniales de testigos, tomando total posición en defensa de su cliente. El Dr. Giudici compenetrado en todos los aspectos socio-económicos de la Argentina, defensor de la justicia para los hombres, hace honor a su apellido” Giudici” (Jueces), es además filosofo y un gran luchador. Todas estas cualidades, me han hecho sentir con extrema tranquilidad."

Ing. Enrique Pentreath


Ley 26.682 de Medicina Prepaga

Ir a Legislación/leyes relevantes


14/12/2017 Digesto Juridico

El Poder ejecutivo envió al Congreso el proyecto de ley para sancionar el "Digesto Jurídico". Este es un resumen y simplificación de toda la normativa jurídica de La Nación, pasaremos a tener mas de 40.000 -leyes, decretos, decretos ley- a poco más de 3000.- Una tarea ciclópea que merece todo el apoyo de la comunidad en su conjunto para que sea aprobado en el transcurso del año.

www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=231278&id=437693&sec=1&dis=1


www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=231278&id=437693&sec=1&dis=1

13/12/2017 Cliente

Necesitábamos a un abogado porque queríamos irnos de un departamento en el que teníamos muchos problemas. Así conocimos a Claudio Giudici porque un amigo nuestro nos lo recomendó y no nos arrepentimos para nada. Desde el principio cuando nos recibió en su oficina, nos hizo sentir mucho más tranquilos con su análisis muy objetivo y sus consejos sobre nuestro caso. Desde entonces, nos ayudó no solo con mucha eficiencia sino también con calma. Nos gustó tanto su profesionalismo como su disponibilidad para ayudarnos cada vez que lo necesitamos. Creemos que Claudio entendió muy bien nuestra situación y nuestra determinación y sobre todo la transmitió también muy bien a la otra parte, lo que nos permitió solucionar nuestro problema de manera muy rápida y muy satisfactoria para nosotros. Desde luego, gracias a sus perfectos conocimientos de los derechos de los inquilinos y a sus habilidades como abogado, obtuvo rápidamente para nosotros un convenio del que estamos muy contentos. Al final, este éxito fue un gran alivio para nosotros. Por todo eso, queremos agradecerle mucho sinceramente.

 Vincent Riviere y Christophe Apatie


www.christopheapatie.com/

18/12/2017 Cliente

"Claudio posee la virtud de poder hacer un análisis profundo de cada causa, de las herramientas que tenemos y de las fortalezas y debilidades, planteando de entrada todas las alternativas de manejo del expediente, para que como clientes tomemos las decisiones. Esto nos evita las innecesarias frustraciones y euforias que los avatares de los procesos provocan en el ansioso ambiente de los negocios. Son varios los juicios que se resolvieron con resultados mejores a los esperados pero entre todos, rescato para este comentario, uno en que le cobramos una deuda a un cliente, que nosotros lo dábamos por perdido, y con paciencia y premeditación los fue cercando, involucrando a firmas relacionadas, consiguiendo garantías, y hasta haciendo un fideicomiso con una propiedad, finalmente cobramos toda la deuda más los intereses, una tarea maratónica, más teniendo en cuenta que nuestro cliente se manejaba con un estudio de abogados de primera línea. También rescato la calidez humana, tanto en lo profesional,como en lo personal." Conclusión: "sentimos que estamos en buenas manos"

Ctdor. Ricardo Bassetti.

Panpack S.A.


Fuente: www.diariojudicial.com

05.05.11
Despido indirecto
 
Por apurarse con el "auto despido" se quedó sin indemnización laboral

La Justicia Laboral no hizo lugar al despido indirecto invocado por una trabajadora porque no esperó un tiempo prudencial a que la empleadora responda a sus cuestionamientos. El accionar de la trabajadora fue calificado por la Cámara como “una decisión apresurada y contraria al deber de buena fe”.

En un fallo dividido la Sala VI de la Cámara del Trabajo rechazó el despido indirecto invocado por una trabajadora pues lo consideró “apresurado” y por lo tanto le negó las indemnizaciones previstas en la Ley de Contrato de Trabajo para estos casos. Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones admitió el resarcimiento por daño moral reclamado por la mujer.

La trabajadora había intimado a la empleadora para que aclare su situación laboral. Antes de que se cumpla el plazo de 48 horas la mujer envió un telegrama comunicando su decisión de colocarse en situación de “despido indirecto”. Luego accionó ante la Justicia del Trabajo con el objeto de obtener las indemnizaciones correspondientes.

El juez de primera instancia acogió en forma parcial la demanda. Sólo reconoció a la mujer el derecho a percibir parte de los montos reclamados pues consideró que la situación invocada por la empleada no justificaba un despido indirecto. El fallo de grado fue apelado por la actora.

La demandante se agravió principalmente por la negativa del pronunciamiento de primera instancia a reconocer la legitimidad del despido indirecto. También cuestionó que no se hubiera hecho lugar al reclamo por daño moral formulado en la demanda.

Sobre el primer aspecto, -legitimidad del despido indirecto-, la Cámara de Apelaciones decidió por mayoría rechazar el “auto despido” de la actora. Votaron en este sentido los magistrados Juan Carlos Fernández Madrid y Graciela González. Entre tanto, la vocal Beatriz Fontana votó en disidencia sobre esta cuestión.

La mayoría de la Cámara Laboral sostuvo que “la actitud de la trabajadora, consistente en enviar el telegrama disponiendo la ruptura del vínculo, cuando aún no habían transcurrido 48 horas desde la primera intimación, es reveladora de que ella no estaba interesada en obtener una respuesta a sus reclamos”.

Acto seguido la Justicia del Trabajo calificó el accionar de la actora como “una decisión apresurada y contraria al deber de buena fe”.

El Tribunal de Apelaciones indicó además que “la aseveración de la actora respecto a haber esperado 48 horas luego de enviado el telegrama laboral intimando a la regularización pretendida no responde a la realidad de lo acontecido, pues el telegrama en virtud del cual disponía la ruptura del vínculo fue enviado cuando aún no había transcurrido dicho tiempo”.

La Cámara también explicó que el artículo 57 de la Ley de Contrato de Trabajo “impone un plazo mínimo que nunca será inferior a dos días hábiles, por lo que el principio de buena fe tutelado por el artículo 63 del citado cuerpo legal, impone que el mismo sea respetado, en el marco de la interpelación formulada por el trabajador a fin de obtener el cumplimiento de la obligación omitida, a efecto de no reputar extemporánea cualquier decisión adoptada con antelación al transcurso del mismo”.

Por el contrario la vocal disidente, Beatriz Fontana, manifestó que “no solamente la decisión de la actora de hacer efectivo el apercibimiento no fue apresurada, sino que la actitud de la demandada fue contraria a lo que es de esperar de un buen empleador conforme lo establecen los artículos 62, 63 y concordantes de la Ley de Contrato de Trabajo”.

El otro aspecto central del debate fue la procedencia del reclamo por daño moral formulado por la parte actora quien sostuvo haber sido víctima de acoso y hostigamiento. La indemnización solicitada fue concedida en esta instancia con el voto de la mayoría de la Cámara que estuvo integrada por las juezas Graciela González y Beatriz Fontana. El vocal Juan Carlos Fernández Madrid votó en disidencia sobre este punto.

La mayoría del Tribunal de Apelaciones consideró que de la prueba producida en la causa surgía claramente que “la actora fue objeto de acoso y que se le modificó varias veces el horario, obligándola a prestar tareas en exceso de su jornada laboral”.

Además el Tribunal añadió que “el daño ocasionado resulta agravado en tanto ha quedado demostrado que la actora, al igual que otras compañeras de trabajo, buscaron ser escuchadas por autoridades de la demandada, sin que se hubieran adoptado medidas para poner coto a los excesos”.

El vocal Fernández Madrid, quien votó en disidencia, propició el rechazo del reclamo de resarcimiento por daño moral formulado por la actora. El magistrado explicó que el pedido de la mujer fue “vago e impreciso” y señaló que esto “constituye una insuficiencia del escrito de inicio que no puede ser subsanada en etapas posteriores del proceso, en desmedro del derecho de defensa de la contraparte”.

De este modo la Cámara del Trabajo decidió confirmar la sentencia de primera instancia en cuanto al rechazo del despido indirecto y modificarla parcialmente acogiendo el reclamo por daño moral. El monto indemnizatorio por los perjuicios espirituales de la actora se fijó en 25.000 pesos más intereses. Las costas fueron impuestas por el orden causado.


17/12/2017 Cliente

Experimenté un gran cambio cuando contraté al Dr. Giudici en una sucesión 
actual, (y puedo también comparar al Doctor con una experiencia previa que 
tuve en un caso de Derecho Laboral), la diferencia es sustancial, 
copernicana, sin exagerar. No sólo por su forma de trabajar en cuanto a 
rapidez, ejecutividad, resolución, o en cuanto al manejo de los 
procedimientos a realizar (muchos de ellos, con mi anterior letrado ni 
siquiera me había enterado que eran posibles!!), sino básicamente por su 
HONESTIDAD, y porque entiende medularmente en qué es lo que me está 
defendiendo, no como un caso más, sin poder comprender ciertas cosas que en 
Derecho paracería que no tuvieran entidad. El Dr. Giudici comprende cosas 
que van un poco más allá -que parecerían inaprensibles, y hacen a la 
cuestión- y por entenderlas puede transformarlas en observables, para 
ofrecerle al Juez un panorama completo, objetivo y muy aproximado de lo 
sucedido, que es en definitiva para lo que estás solicitando justicia (y 
Verdad).

Fabiana Porracin

Psicóloga UBA -


 

Despido indirecto

Fuente: wwww.diariojudicial.com.ar
Fraude para esconder una relación de dependencia

La Justicia Laboral condenó a una sociedad y a su presidente a indemnizar a un médico que denunció un despido indirecto por el desconocimiento de la relación de dependencia. La Cámara destacó que "el médico trabajaba en un centro de salud realizando tareas que hacían al giro empresario de la demandada".

La Cámara del Trabajo revocó un fallo de primera instancia y en consecuencia admitió la demanda por despido indirecto iniciada por un médico pues consideró que "atento que en el caso se trata de la relación entre un centro de salud, -demandada-, y un médico, -actor-, no se sostiene que las tareas del segundo sean extrañas al giro empresario de aquélla".

La Sala IX del Tribunal de Apelaciones Laboral, con el voto de los magistrados Roberto Pompa y Álvaro Balestrini, indicó que resultaba aplicable al caso "la presunción derivada del artículo 23 de la Ley de Contrato de Trabajo" y agregó que "el médico accionante trabajaba en un centro de salud realizando tareas que hacían al giro empresario de la demandada".

Un médico se colocó en situación de despido indirecto y demandó a su empleadora por el cobro de indemnizaciones derivadas de la legislación laboral. El profesional prestaba servicios en una clínica de cirugía plástica y cobraba mensualmente una remuneración disfrazada bajo el carácter de "honorarios".

El juez de primera instancia rechazó la demanda. El actor acudió entonces ante la Cámara mediante el planteo de un recurso de apelación. Se agravio porque la sentencia de grado no aplicó la presunción prevista en el artículo 23 de la Ley de Contrato de Trabajo.

El artículo invocado por el actor, -23 de la Ley 20.744-, establece que: "El hecho de la prestación de servicios hace presumir la existencia de un contrato de trabajo, salvo que por las circunstancias, las relaciones o causas que lo motiven se demostrase lo contrario. Esa presunción operará igualmente aún cuando se utilicen figuras no laborales, para caracterizar al contrato, y en tanto que por las circunstancias no sea dado calificar de empresario a quien presta el servicio".

Primero, la Cámara del Trabajo señaló que de acuerdo con las pruebas aportadas a la causa "la labor del actor no se limitó a tareas de asesoramiento destinadas a lograr que la empresa obtuviera diversas certificaciones relacionadas con estándares de calidad institucional" y agregó que el médico "se desempeñó además como representante institucional de la misma".

 El Tribunal de Apelaciones también destacó que "el actor acreditó que se desempeñó en tareas propias de la sociedad demandada, dentro del establecimiento de la misma, utilizando los bienes que pertenecían a quien se denuncia como empleadora, para el cumplimiento de sus fines".

Por otra parte la Cámara remarcó que "una clínica no sólo atiende pacientes sino que, como toda empresa, requiere de una organización instrumental de medios personales, materiales e inmateriales ordenados bajo una dirección para el logro de sus fines".

Acto seguido la Justicia Laboral puso el acento en las características de las tareas desarrolladas por el demandante y afirmó que "el desempeño del actor no fue ocasional o esporádico". Remarcó también que cuando se trata de profesionales universitarios "el carácter de dependiente queda relegado en razón de que los mismos poseen un conocimiento que es precisamente el que justifica su contratación, por lo que también se flexibiliza la exigencia al cumplimiento de un horario determinado".

Además la Cámara puntualizó que "de ningún modo se desnaturaliza el carácter subordinado de la relación, en tanto el actor se incorporó de un modo permanente, a una actividad que le era ajena, para el cumplimiento de los fines propios y a cambio de una remuneración que en forma mensual se ocultaba bajo la figura de honorarios".

Por estos motivos el Tribunal consideró que "el desconocimiento de la relación laboral por parte de las demandadas justificó la decisión de considerarse indirectamente despedido, por lo que resulta acreedor de las indemnizaciones reclamadas".

El actor fue favorecido con el otorgamiento de una indemnización de más de 165.000 pesos, según los cálculos efectuados por la Cámara.

En razón de que el demandante había requerido al plantear su acción la extensión de la condena en forma solidaria al presidente del directorio de la sociedad empleadora el Tribunal Laboral se expidió sobre este punto. Indicó primero que "ha quedado demostrado que el fraude consistió en hacer figurar al actor como trabajador autónomo cuando, lo que en realidad se estaba encubriendo, era una relación de carácter dependiente".

Luego, la Cámara del Trabajo decidió "hacer extensiva la condena al codemandado C.E.V.T. en su carácter de presidente del directorio" y expresó que "el mismo no podía desconocer la irregularidad aludida, pues conformaba la administración y dirección de la sociedad y en tal carácter deberá concurrir solidariamente al pago de la condena de autos".

Sin embargo la Justicia determinó una excepción a la extensión de la condena solidaria "en cuanto a los certificados previstos en el artículo 80 de la Ley de Contrato de Trabajo, ya que la responsabilidad personal declarada precedentemente no conduce a constituirlo en empleador del actor".

De este modo el Tribunal Laboral revocó la sentencia de grado y condenó a la sociedad empleadora y al presidente del directorio a abonar al actor una indemnización de 165.160,09 pesos más intereses.

Fallo provisto por Microjuris.com en virtud del acuerdo suscripto con Diario Judicial.


14/12/2017 Cliente
Lo felicito por el lanzamiento de la pagina, estimo que le reportara un incremento de clientela, pues hoy en dia es muy consultada la Web.
En lo que respecta a a su actuacion en mi defensa, confirmo que ha sido hasta el presente muy efectivo tanto por las demandas presentadas como tambien por la celeridad con que se ha movido.muchos exitos con su nuevo modo de mostrarse al mercado.
 
Saludos Sergio Piva

Siguiente >> Último |>

 Registros 1 a 10 de 43


Abogado
Guardar en:
Guardar en Marcadores

"Solamente luchando alcanzarás tu derecho",

Rudolf Von Hiering- La lucha por el derecho.



Abogado Recomienda esta página
¡Agregar a Favoritos!
Abogado
Home | Curriculum Vitae | Legislacion | Jurisprudencia actualizada | Testimonios de Clientes y Colegas | Preguntas frecuentes | Articulos | Contactenos | Mapa | Links | Adm
Estudio jurídico Claudio Giudici, copyright 2011, todos los derechos reservados
Tel. Fax.: (54) 11  5199 8181 / 15 3905 0570
Cerrito y Bme. Mitre,CABA, Argentina
Mail: info@claudiogiudici.com

Últimas búsquedas: abogado, abogados, estudio juridico, mediacion, mediador, mediaciones, abogado laboral, experto en mediaciones, abogado mediador, resolucion de conflictosclaudio giudici abogado, abogados la negrita esmia, modelo curriculum profesion abogado, preguntas frecuentes estudio juridico laboral argentina, content, cv abogado argentino, cv abogado argentino, abogado y cliente gay, mediacion, cv abogado argentino,

Diseño web y optimización www.paginadigital.com.ar
<h1>Abogado</h1>abogado, abogados, estudio juridico, mediacion, mediador, mediaciones, abogado laboral, experto en mediaciones, abogado mediador, resolucion de conflictos